5 malos hábitos para la salud de nuestro cuerpo

A menudo somos los primeros en atacar nuestro bienestar, incluso sin darnos cuenta. Nuestras acciones, buenas y no tan buenas, tienen consecuencias directas en nuestros cuerpos. ¿Tiene alguno de los siguientes malos hábitos de salud?

Los seres humanos tenemos enormes capacidades, ya que podemos entender, analizar y procesar millones de datos, información y eventos que ocurren alrededor de la faz de la tierra. Además, tenemos el potencial de deducir sus causas, prevenirlas o alentarlas a que ocurran.

Desde esta perspectiva, y añadiendo también el inimaginable alcance de la medicina actual, p es impensable cómo podemos atacar nuestra salud día tras día. Con pequeñas acciones, desgastamos nuestro cuerpo sin prisa, pero sin pausa, repitiendo malos hábitos para la salud todos los días.

Lo hacemos a través de malos hábitos. A menudo, sin darnos cuenta, somos los primeros en generar las condiciones para la aparición de ciertos males. Luego hablaremos de algunos malos hábitos para la salud que muchos de nosotros cometemos.

5 malos hábitos de salud

La pregunta lógica es, ¿por qué hacemos eso? La realidad es que puede haber muchas razones. Algunos malos hábitos están directamente relacionados con la sensación de placer que generan.

Otros, sin embargo, permiten que la persona permanezca en su zona de confort. También están los que realizamos sin saber exactamente que sus efectos son negativos.

Estos son los malos hábitos de salud en los que a menudo caemos y, preferiblemente, debemos evitarlos:

Mira también:   Cómo calcular la frecuencia cardíaca

1. No descansar lo suficiente

La cantidad de estímulos, tentaciones e incluso responsabilidades que enfrentamos cada día nos hace dedicar cada vez menos tiempo a descansar. No sólo nos referimos al sueño, un factor clave para la vida humana, sino también al acto de tomar un descanso.

¿Cuándo fue la última vez que te tumbaste en la cama sin un teléfono celular, televisión o computadora, sólo para descansar tranquilamente y pensar en cómo fue tu día? Es una práctica extremadamente beneficiosa: el silencio es un gran aliado del bienestar.

Por otro lado, también tendemos a caer en el error de trabajar hasta tarde o no apagar cuando llegamos a casa. Esto es un error por dos razones:

Primero, porque «todo necesita una solución inmediata» y aún más cuando se trata de cuestiones laborales. Segundo, porque estás en casa y es hora de relajarse: no te preocupes por los problemas que puedes resolver mañana cuando llegues al trabajo.

2. Sedentarismo

La mayoría de las personas conocen los riesgos de un estilo de vida sedentario. Aun así, el porcentaje de personas que no cambian su estilo de vida también es alto.

El primer problema aquí es la falta de actividad física. Esto genera una ralentización del metabolismo, debilita músculos y huesos, disminuye la producción de hormonas importantes y, además, favorece la aparición de enfermedades cardíacas. ¿Qué es tan importante que no le permite separar 30 minutos al día para caminar un poco?

El alimento es también un eje central en esta pregunta. El ritmo frenético de la vida actual nos hace pensar que «no hay tiempo» para salir a comprar ingredientes saludables, y mucho menos para prepararlos.

Mira también:   Ejercicios de Power Ball para los dedos

Así que a menudo caemos en la trampa de la comida rápida. Como si esto no fuera suficiente, esta elección tiende a ser más costosa; es una ecuación en la que elegimos la conveniencia a cambio de salud y bienestar.

3. Excesos

Dar un regalo de vez en cuando no tiene nada de malo. De hecho, puede incluso ser positivo: genera un sentimiento de satisfacción que nos lleva a cumplir nuestras obligaciones con mayor entusiasmo.

Sin embargo, no debe caer en exceso: dulces, alcohol, alimentos poco saludables. Hay que saber cómo limitar las dosis, para que podamos disfrutar de cada una de estas cosas sin que se conviertan en un hábito que perjudique gravemente nuestra salud.

4. No nos cuidamos en los detalles

Para mantener el equilibrio y el bienestar del cuerpo, además de evitar los malos hábitos para la salud, hay que prevenir. Por ejemplo, para tener dientes sanos, debemos cepillarlos diariamente, visitar al dentista periódicamente y evitar hábitos como el bruxismo.

Además, debemos cuidar nuestra visión, que está expuesta día tras día a un enorme desgaste. El descanso es esencial para evitar trastornos que han surgido recientemente, como el síndrome de visión computarizada.

Por último, también debemos prestar atención al cuidado de la piel, el cabello, las zonas íntimas y las uñas, entre otros. El peor error es dar importancia a nuestro cuerpo sólo cuando tenemos un problema o dolor que nos llama la atención.

5. Mala potencia

¿Cómo reaccionaría tu coche si, en lugar de poner el combustible indicado por el fabricante, pusieras uno más barato y de menor calidad? ¿Podría correr el riesgo?

Mira también:   La importancia de la motivación y el establecimiento de objetivos claros

Ahora, la pregunta es: ¿por qué haces esto con tu cuerpo? Hacer bocadillos poco saludables todos los días, saltarse el desayuno o cualquier otra comida del día y levantarse por la noche para atacar el refrigerador reduce la calidad de vida.

Lo mismo sucede cuando nos alimentamos demasiado tarde y demasiado: será imposible para el organismo descansar y pausar sus funciones cuando esté procesando todo ese alimento.

En resumen, los malos hábitos están mucho más presentes de lo que solemos admitir. Sus consecuencias también. Hágase un favor y haga los cambios positivos que su cuerpo requiere. Usted notará la diferencia ya a corto plazo, y se sentirá muy contento de cuidarse de la mejor manera posible.

Deja un comentario